Tuluá

En el barrio El Príncipe de Tuluá fue hallada enfermera sin vida

Una mujer identificada como Leidy Johanna Plaza fue hallada sin vida en el municipio de Tuluá. De la mujer se conoció que era enfermera y prestaba sus servicios en una clínica de la ciudad, lo que llama la atención de la ciudadanía, pues este es el tercer caso relacionado con profesionales de la salud que son encontradas en circunstancias similares.

Sector

El caso pasó en el barrio El Príncipe, en los cuales la mujer en extrañas circunstancias utilizó el mismo mecanismo que las dos anteriores víctimas. Versiones preliminares indican que la mujer deja un hijo de 18 años. Al parecer, la mujer se canalizó con una sustancia desconocida, siendo esta la misma forma como se quitaron la vida las otras dos enfermeras, lo que provoca conmoción en la región y deja dudas en sus muertes.

Historial

El primer caso se presentó en el barrio Marandua, el pasado mes de julio;  y el segundo hecho similar fue registrado en el mes de enero cuando fue hallada sin vida la joven enfermera Katherine Sanabria Reyes. Mujeres profesionales y que se dedicaban a una misma labor, es un dato curioso, triste y lamentable, teniendo en cuenta la forma en la que fallecieron estas féminas tulueñas que entristecieron a toda una ciudad.

Similares

El cuerpo sin vida de la joven enfermera Paola Murillo, fue encontrado en el Interior de una vivienda del barrio Marandua. Hasta el lugar de los hechos se trasladaron funcionarios de la Sijín, quienes adelantaron todo el proceso de levantamiento y dieron apertura a las investigaciones en este caso. El otro suceso había ocurrido en el barrio Santa Inés, ahí fue hallada muerta una auxiliar de enfermería, identificada como Katherine Sanabria, quien laboraba para una prestigiosa clínica de la ‘Villa de Céspedes’.

Incertidumbre

De momento, los ciudadanos siguen con la incertidumbre sobre la similitud de los anteriores casos y a la espera de una pronta respuesta por las autoridades correspondientes, las cuales trabajan fuertemente para poder encontrar soluciones a este tipo de hechos lamentables que se han vuelto repetitivos no solo en Tuluá, sino, en otras localidades vallecaucanas donde en su mayoría los más jóvenes son protagonistas de semejantes hechos.

Fuente EXTRA