Tuluá

Llamado a la sensatez

Es urgente hacer un vehemente llamado a la sensatez al gremio docente, en relación con el nuevo problema presentado sobre la alternancia en la educación y la probada necesidad de la socialización de la niñez en tiempos de pandemia, luego del fallo judicial en donde el gremio de los educadores del Valle, Sutev, acepta no trabajar en el modo presencial, aduciendo razones de vieja data, entre ellas, la inadecuada infraestructura locativa de las sedes, la siempre esperada solución al problema del personal administrativo y especialmente el temor al contagio del virus.

Por su parte, la Secretaría de Educación del Valle, asegura que están tomadas todas las medidas de bioseguridad en las 34 instituciones de la región y por lo tanto pide una revisión de la orden judicial, con el fin de reiniciar las clases presenciales, igualmente presentando razones de peso, acerca del perjuicio estudiantil, especialmente de carácter mental, que es muy serio y grave para los niños al permanecer ausentes de sus compañeros y obligándolos a un aprendizaje en solitario, individualista y poco atrayente, lo que lleva implícito un maltrato infantil, que quien lo diría, proviene de los principales responsables de su formación.

No puede aceptarse que en aras de la protección y comodidad de los mayores, se sacrifique inmisericordemente, a la juventud, a los padres de familia y demás parientes que ahora están obligados a estudiar virtualmente, con todos y cada uno de los inconvenientes posibles, que incluyen, la violencia familiar, ahora la escuela se convirtió en un cuarto, la sala del comedor y el pequeño solar, en el sitio permanente de recreo.

Ahora bien, pareciera, que al gremio docente que tiene asegurado su salario mensual y demás prebendas oficiales, no le preocupara en lo más mínimo esta situación, como quien dice, se trata de una situación de “aguante” y de esta manera presionan o chantajean al gobierno, para lograr sus propósitos personales y no los colectivos de la población estudiantil.

Y son los educadores del sector privado, los que ahora pagan los platos rotos, pues los colegios en donde trabajan no solo están en quiebra y en estado de iliquidez, sino que se encuentran ahorcados con sus deudas y cada día suman más necesidades insatisfechas, que obviamente los perjudican en todo sentido desde el punto de vista familiar y social.

Nos parece paradójico, que el gremio docente, se lance a las calles a poner en riesgo su salud y de contera la propia vida, sin tomar las medidas recomendadas por el sector de la salud, según se ha visto, lo que aumentó el contagio, después de las marchas de protesta y actualmente se niegue a la presencialidad, en donde las medidas de bioseguridad son estrictas y nos atrevemos a pensar que es imposible categórico, que sea el propio gobierno quien vaya a impulsar a todos los estudiantes a contraer la enfermedad, poniendo en riesgo su salud y sus vidas y con las consecuencias gravísimas para su entorno familiar.

Si los problemas del sector educativo, son viejos, según los mismos dirigentes, creemos que la negativa a la presencialidad es una especie de chantaje terrorista al gobierno regional y no es apropiado, responsable ni prudente, por esta razón reiteramos el llamado a la sensatez porque está en juego el futuro de la niñez.

The post Llamado a la sensatez appeared first on Imagen del periodismo regional.