Tuluá

No ha funcionado

os tales acuerdos, entre la Secretaría de Salud del Departamento del Valle con las respectivas EPS para la cancelación de los recursos que deben a la red hospitalaria del Valle,ahora en crisis financiera muy seria, nunca han funcionando y cada vez es más incierto y complicado el futuro de la atención a los usuarios, que son en últimas quienes llevan siempre la peor parte.

Es increíble que un anuncio adelantado por el gobierno central, al inicio de la pandemia del Coronavirus, acerca de la solución a la deuda creciente de las EPS a los hospitales del país, no se resuelva hasta el momento y ahí van los gerentes y secretarios de Salud, haciendo malabares, cruzando cuentas, prestando allí y allá, con el fin de no paralizar la red hospitalaria, para este caso la del Valle del Cauca.

De nada sirven los anuncios rimbombantes de llegar a acuerdos que no sirven para nada pues cuando ha crecido una deuda muy grande como para el caso regional, la de Emssanar, resulta que se va, sin dársele un pepino, como si no hubiera pasado nada, lo que constituye un absurdo y gravísimo daño a los hospitales que quedan encartados con las manos atadas, ya que los proveedores comenzarán a desconfiar de sus promesas de pago.

Y así ha sucedido con la mayoría, sino todas las EPS que se han visto obligadas a liquidarse, se van sin pagar, firman acuerdos que no se cumplen, mientras que la Superintendencia de Salud brilla por su ausencia, no tiene fuerza de previsión para evitar estas catástrofes que en últimas padecen los usuarios, en mala atención, largas esperas en ser atendidos, los especialistas que no están, la droga que no tienen las farmacias.

Esta crisis en la red hospitalaria, indica claramente que es urgente la reestructuración de las EPS, que no puede convertirse en un negocio de los más lucrativos el sistema de salud, que se está jugando con toda la gente que paga cumplidamente la cuota mensual y además una cuota moderadora, que no se sabe a dónde va a parar.

Cada vez, las filas son más largas y tediosas en todos los centros de salud y no se diga las colas en las farmacias respectivas autorizadas por las EPS. Allí hay que llevar fiambre, mientras se llega al sitio de atención.

Es inaudito, que el gobierno, nunca más, informe sobre las investigaciones de Saludcoop, de Cafesalud y nada quedó claro sobre el engendro de Medimás, que no ha podido arrancar eficientemente.

De otro lado, los recientes acuerdos entre la Secretaría de Salud y las distintas EPS, les quedan otros trámites, como la conciliación, la revisión de cuentas, es decir, el paquidermismo elevado a la décima potencia, así es el Estado. Esa cifras,muy seguramente se verán reducidas a la mínima expresión,y así, en el sistema de salud que tenemos, todos quedan ganando, menos los usuarios.

Reiteramos, la reestructuración del sistema es prioritario, ni los profesionales y trabajadores aguantan tanta injusticia, ni la gente, tanta indolencia. Un ejemplo de este descalabro en salud, es el hospital Tomás Uribe Uribe, que de crisis en crisis, es un milagro su sobrevivencia, así como otros muchos centros asistenciales de la región.

The post No ha funcionado appeared first on Imagen del periodismo regional.