miércoles, septiembre 18, 2019
PolíticaTuluá

Gustavo Vélez, un alcalde corrupto

El actual alcalde de Tuluá Gustavo Vélez Román fue elegido para el período 2016 – 2019 con la esperanza de que fuera el salvador y reactivador de la economía en Tuluá. Pero es hoy por hoy, un polémico funcionario que se ha caracterizado por sus múltiples incumplimientos en la gestión de su plan de obras y por la habilidad con la que ha logrado tapar varios de los escándalos de corrupción por los cual es acusado, y evitar así ser expuesto a la luz pública.

Un personaje oscuro que enfrenta investigaciones por parte de la Procuraduría y la Fiscalía. Investigaciones bastante sonadas y que lo dejan como un pésimo administrador de los recursos públicos, recursos que ha sabido aprovechar en favor propio y de sus allegados. Dichas investigaciones arrojan un enriquecimiento ilícito, representado en ostentosas mansiones y en un lujoso hotel ubicado en la ciudad de Santa Marta propiedad de los empresarios locales Jorge y Cesar Andrade, quienes le servían de testaferros. ! Que buenos amigos los del alcalde!.

Pero las cosas no paran ahí, también beneficia a su familia con el movimiento de cuantiosos dineros que fueron  consignados en Panamá, a través de la empresa proyectos Golden, que por cierto pertenece a su hijo Juan Camilo
Vélez. Todo en familia seria la premisa del actual mandatario.

Y es que Gustavo Vélez se ha caracterizado por sus actuaciones polémicas que parecen estar más encaminadas en mojar prensa, que en beneficiar a sus coterráneos. Tal es su idea brillante, la creación de un ‘marihuanódromo’ en el 2017, para que la gente fume marihuana, sin multas, sin importar las prohibiciones que rigen para salvaguardar la seguridad y bienestar de la sociedad, grandes ideas la de este señor, dignas de un alcalde.

Pero no contento con eso, y en contra de lo que prohíbe la ley 1475 de 2011 ahora está usando su poder administrativo desde la alcaldía para hacer política, apoyando al candidato para que siga su gestión, su mala gestión
querrá decir. Haciendo propaganda a través de los taxistas, quienes se pasean por toda la ciudad con afiches que dicen “El que diga Vélez”.

Está más que claro que el alcalde está participando en política para influir en las decisiones de los votantes. Ante esta situación, un grupo de juristas y veedores ciudadanos emprenderán acciones jurídicas contra Vélez en los próximos días. Tuluá quiere el cambio, pero el cambio de alcalde, y que no sigan robando almunicipio, como lo ha robado el señor Gustavo Vélez y a él no parece importarle.

Los Tulueños piden a gritos no apoyar el continuismo. Muchos de los que apoyaron a Vélez para que fuera elegido alcalde de Tuluá, hoy en día no quieren saber nada de quien sería su candidato, es decir, el hoy precandidato Jorge Castaño.