Tuluá

Cali es la segunda ciudad del país con la tasa más alta de trabajo infantil

Pese a que Cali redujo su tasa de trabajo infantil el año pasado en relación con el 2017, preocupa que sea la segunda ciudad del país donde más se presenta ese fenómeno. Este es uno los hallazgos del informe de Cali Cómo Vamos, que indica que 17.500 niños, niñas y adolescentes entre los 5 y 17 años se encontraban trabajando en 2018 en la ciudad (si se incluye la zona metropolitana, o sea, Yumbo).

Es decir, de 471.905 menores con ese rango de edad, el 3,7 % estaba expuesto a ese flagelo, indicador que está por encima de otras ciudades como Bogotá (2,4 %), Medellín (2,9 %) o Barranquilla (2,3 %), solo superado por Bucaramanga, cuya tasa llega al 3,9 %. Las cifras se dieron a conocer, justo ayer en el marco del Día Internacional contra el Trabajo Infantil.

“Aunque el Ministerio del Trabajo puede entregar permisos de trabajo para menores entre los 15 y 17 años, que el año pasado fueron 12.151 niños, el problema se encuentra en los 5349 menores entre los 5 y 14 años, edades no permitidas para trabajar en Colombia”, señaló Marvin Mendoza Martínez, coordinador del programa Cali Cómo Vamos.

El analista agregó que el trabajo infantil en la ciudad se enfoca, principalmente, en el sector comercio y de servicio, y en todo lo que tiene que ver con ventas (un total de 6003).

En cuanto a los menores restantes, 4926 se desempeñaron como camareros, meseros, lavanderos, limpiadores o trabajadores de oficios varios. Entre tanto, de acuerdo con el informe de la organización, 2200 desarrollaron labores como albañiles, carpinteros, herreros, soldadores, artesanos o similares.

Mendoza Martínez también advirtió que cerca del 25 % está trabajando al aire libre, “lo que constituye un mayor nivel de riesgo”: 2152 menores de edad hicieron de vendedores ambulantes y 2753 ejercieron labores de puerta a puerta. Y, por otro lado, 7507 menores trabajaron en un local fijo, oficina o fábrica, lo que se traduce a un 42,9 % de los 17.500 menores.

El informe de Cali Cómo Vamos también evidencia que los niños, niñas y adolescentes trabajaron un promedio de 24,3 horas a la semana, indicador que es menor frente al de otras ciudades como Bogotá (28,5 horas) o Medellín (27,2).

Aun así, cabe recordar que, según el Código Sustantivo del Trabajo y el Código de Infancia y Adolescencia, los menores que tengan entre 5 y 14 años solo pueden trabajar un máximo de 14 horas semanales; los que tengan 15 o 16 años, 30 horas; y los menores cuya edad sea 17 años, 40 horas como límite.

La secretaria de Bienestar Social de Cali, Carolina Campo, explicó que las principales causas del trabajo infantil en la ciudad son la falta de ingresos económicos en los hogares, bajo nivel educativo y los patrones culturales que enseñan esa actividad como una experiencia positiva.
De acuerdo con la funcionaria, las comunas en donde más se concentra el trabajo infantil son la 1, 6, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 20 y 21. A esto se suma la contratación de menores por parte de pandillas para actividades ilícitas, la manifestación más preocupante del trabajo infantil en la capital vallecaucana.

Frente a esta problemática, Campo señaló: “Desde los 14 Centros de Desarrollo Infantil que hay en la ciudad y que atienden a los niños de la primera infancia, o sea, de cero a cinco años, hacemos todo un ejercicio de prevención con las familias. También hemos estado presentes en los colegios oficiales y centros comerciales. En actividades de este tipo se han invertido $2500 millones en lo que va de la actual Administración municipal”.

La Secretaria de Bienestar Social también adelantó que este mes van a activar los Centros de Orientación Familiar, sitios enfocados en la prevención contra todo tipo de abuso contra los menores en Cali.

 

www.elpais.com.co