EntretenimientoNacional

Invitado de honor de la Vitrina en recorrido por el Valle del Cauca

En los más de 22.000 kilómetros cuadrados del Valle del Cauca, un paraíso con llanura, serranía y mar, hay diversidad de paisajes, climas, sabores, razas, bailes y culturas. Así lo resaltan la gobernadora Dilian Francisca Toro y el secretario de Turismo, Julián Franco. Sus atractivos motivaron la visita de 1’142.639 turistas en el 2018.

‘Báilate la vida’ es el eslogan de su más reciente campaña que “busca establecerse como mandamiento a los visitantes para que se alimenten con la experiencia de vivir sin prisa, de olvidar los problemas y bailar con alegría, aprovechando cada segundo como solo quien ha pisado suelo en Cali lo sabe”, dice Toro.

Estas son las ofertas gastronómicas, artísticas, arquitectónicas, ecológicas y deportivas de este destino.

Cultura y fe

En el Museo Rayo está el legado del pintor, grabador y escultor Ómar Rayo, quien murió hace casi nueve años. Está en Roldanillo, al norte del departamento.

Otro de los atractivos es la hacienda El Paraíso, en el municipio El Cerrito, en el centro del departamento. En esta casona de techos de barro, el escritor Jorge Isaacs se inspiró para escribir la obra María, una de las novelas más reconocidas en Latinoamérica.

Cerca de El Paraíso está el museo de Caña de Azúcar, que hace parte de la historia de los vallecaucanos, pues narra la llegada de la caña al departamento y su evolución.

En Cali se pueden visitar el Museo de la Salsa Jairo Varela, La Merced, La Tertulia, Museo del Oro y el Museo de la Cinematografía Caliwood.

Cerca de un millón de visitantes llegan cada año a la Basílica de Buga, donde reposa aquel Cristo milagroso, cuya historia trata de una indígena que lo encontró en el río Guadalajara de este municipio y que, luego de recogerlo, lo llevó a su casa donde le hizo un altar, y se asustó porque el Crucifijo empezó a crecer y alcanzó el tamaño actual.

La Ruta Espiritual de las Américas (REA) es un recorrido entre Quito, en Ecuador, y el Valle con Cali. De esta hace parte el Santuario del Señor de los Milagros de Buga, lugar clave del departamento, epicentro del turismo de fe en Colombia y tercero en América.

Turismo ecologico

El Pacífico es la salacuna de las ballenas jorobadas, y el Valle es el segundo departamento a nivel nacional en avistamiento de aves, con 686 especies. Esta experiencia se puede disfrutar en Cali, Anchicayá, Yumbo, Buga, Yotoco y El Cairo.

Imperdible el río San Cipriano, en cuya reserva natural se adecuaron torres de avistamiento de aves, o los ríos Sabaletas y Anchicayá, y cascadas como La Sierpe, con una caída de más de 60 metros de altura; además de las playas de Juanchaco, Ladrilleros, La Bocana, Juan de Dios, entre otras. Estas playas están en el puerto de Buenaventura. De hecho, fue en Juanchaco donde la Gobernación apoyó el enlucimiento y las mejoras para 134 viviendas, a través del proyecto ‘Juanchacolor’.

Turismo y baile

El Valle y Cali no son solo salsa. Aquí nació la salsa choke y también hay marimba. Están el festival Mono Núñez con la música andina y el Festival Bandola en el norte.
No puede faltar la Feria de Cali, que se celebra del 25 al 30 de diciembre de cada año, ni el Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, en el segundo semestre del año.

www.eltiempo.com