viernes, abril 26, 2019
colombianacionalnoticiaPolicía

Sentida despedida le dieron los tulueños al cadete Diego Alejandro Pérez

82views

La iglesia San Judas Tadeo del barrio Popular de Tuluá se quedó pequeña ante la cantidad de personas que acompañaron las honras fúnebres del cadete Diego Alejandro Pérez Alarcón, una de las víctimas del atentado que perpetró el ELN contra la Escuela General Santander, en Bogotá.

La ceremonia concelebrada fue presidida por el Obispo emérito de Puerto Carreño quien leyó un sentido mensaje de condolencias para la familia del cadete tulueño a la vez que resaltó las virtudes de este joven de 22 años que desde niño soñó con ser policía, como lo fue su padre quien se pensionó en la institución.

Durante una hora y media y en medio de la alta temperatura que a esa hora invadió el templo se leyeron algunas resoluciones de la Gobernación del Valle, de la Alcaldía de Tuluá y de la Policía Nacional.

Lea también: En video: la llegada de los restos fúnebres de Luis Alfonso Mosquera a su Pradera natal

Asimismo, uno de los primos de Diego Alejandro recordó con nostalgia hasta derramar algunas lágrimas los momentos alegres que vivió a lado de su familiar fallecido como lo fue el pasado 26 de diciembre cuando compartieron por última vez juntos con sus novias.

“Lo recuerdo como un amante del fútbol y cómo interpretaba la guitarra”, manifestó Emanuel Pérez.

Por su parte, el brigadier general, Hugo Casas Velásquez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, quien llevó la vocería de la institución al final de la ceremonia, dijo que es muy triste despedir a un joven que estaba lleno de virtudes por lo que se había convertido en un líder en la Escuela de formación de oficiales General Santander, “en donde se ganó el respeto y el cariño de sus compañeros”.

De acuerdo con el general Hugo Casas, “la muerte de estos 20 jóvenes es una motivación para los 183.000 policías de todo el país para seguir trabajando para conseguir la paz”.

En el mismo sentido se pronunció la gobernadora (e) María Cristina Lesmes, quien dijo que lo menos que tenía que hacer el Gobierno departamental era acompañar a esta familia tulueña y expresar el rechazo al terrorismo.

“Rechazamos los actos de violencia, no los podemos aceptar”, manifestó  Lesmes.

Luego, cerca de 2.000 personas hicieron un recorrido por las principales calles de la ciudad hasta llegar al cementerio Campo de Paz Los Olivos en donde fue sepultado el cadáver del cadete Pérez en medio de los honores que le brindó la Policía Nacional.

EL PAIS

Leave a Response