Nacional

Banco Mundial: el racismo está obstruyendo el desarrollo en toda América Latina

El racismo sigue siendo un obstáculo significativo para el desarrollo en América Latina, según un informe reciente del Banco Mundial.

Los afrodescendientes, el término utilizado en todo el estudio para los negros que viven en la región, son casi tres veces más Es probable que viva en la pobreza y tenga menos acceso al empleo y a la educación que la población blanca o “mestiza” (etnia blanca e indígena) en América Latina.

“Hasta qué punto América Latina podrá terminar con la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida dependerá, en gran medida, de la inclusión social de los afrodescendientes “. Banco Mundial

Los afrodescendientes aún enfrentan muchas barreras políticas y prácticas que les impiden ganar voz y reconocimiento. [19659002] “Los afrodescendientes”, afirma el Banco Mundial, “se enfrentan a desventajas acumuladas, oportunidades desiguales y falta de respeto y reconocimiento, que producen una salida social y económica diferenciada es … A los afrodescendientes también se les presentan oportunidades desiguales en el momento del nacimiento, predeterminan gran parte de sus trayectorias de vida y establecen límites máximos para su desarrollo individual y grupal. “

Críticamente, también están subrepresentados en las esferas políticas, los roles comerciales de alto rango , y otros puestos de autoridad que sus contrapartes de piel más clara, algo que los investigadores del Banco Mundial han identificado como una de las barreras estructurales más grandes para el avance.

“A pesar de los importantes avances en la última década, los afrodescendientes todavía están sobrerrepresentados entre los pobres y están subrepresentados en puestos de toma de decisiones, tanto en el sector privado como en el público “, afirma el estudio. “El grado en que América Latina podrá terminar con la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida dependerá, en gran medida, de la inclusión social de los afrodescendientes”.

Las estadísticas sobre la igualdad de ingresos siguen siendo evidentes. En una selección de seis países -Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Panamá y Uruguay- la mitad de las personas que viven en la pobreza extrema son afrodescendientes a pesar de que este grupo solo representa el 38% de la población total.

El 41% de los cinco millones de afrocolombianos estimados, el término ampliamente utilizado para referirse a personas negras en todo el país y por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), vive en la pobreza, una categorización definida como vivir con menos de $ 5.50 USD por día.

Entre los afrocolombianos en los centros urbanos, alrededor del 22% vive en barrios marginales, según las cifras más recientes del Banco Mundial. Por el contrario, solo el 8% de la población no afrodescendiente reside en estas áreas que padecen pobreza, servicios públicos limitados, asistencia médica deficiente y pocas oportunidades.

La situación en Brasil, donde la gran mayoría de los latinoamericanos negros en vivo, es particularmente desigual. En la nación más grande de la región, más de la mitad de la población negra vive en la pobreza, según el informe titulado “Afrodescendientes en América Latina: hacia un marco de inclusión”.

Mientras que la pobreza las estadísticas enmarcan la gravedad de la situación más fácilmente, el racismo se extiende también a los niveles más altos de la sociedad, escribe el Banco Mundial.

“La subrepresentación de los profesionales afrodescendientes en puestos directivos es un ejemplo de exclusión que no está necesariamente relacionada a la pobreza, sin embargo, limita el pleno desarrollo de sus capacidades “, afirma el informe.

En general, se estima que 133 millones de personas en América Latina -alrededor de una de cada cuatro- se identifican como afrodescendientes, según el Banco Mundial. Brasil representa 105 millones de este total, dándole no solo la población negra más grande de América Latina, sino también la nación con la segunda población afrodescendiente más grande en todo el mundo después de Nigeria.

“La subrepresentación de los afrodescendientes “Descendientes profesionales en puestos directivos es un ejemplo de exclusión que no necesariamente está relacionado con la pobreza, pero que limita el pleno desarrollo de sus capacidades”. – Banco Mundial

Con cinco millones de afrodescendientes, a partir de 2015, Colombia ocupa el tercer lugar en la región. (Algunas organizaciones afirman que esta cifra debería ser el doble). Venezuela ocupa el segundo lugar, con 17 millones, y México, Ecuador y Cuba completan los seis primeros, y cada país tiene entre uno y dos millones de afrodescendientes.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), una agencia dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA), se ha expresado específicamente contra las dificultades que enfrentan las mujeres negras en la región , tanto en términos de oportunidad económica en su papel común como cabeza de familia y discriminación general.

En Colombia, el departamento de Chocó en la costa del Pacífico tiene el mayor porcentaje de afrocolombianos entre su población y se ha mantenido durante mucho tiempo espalda por negligencia del gobierno federal, falta de desarrollo y corrupción generalizada que en gran medida se ha llevado a cabo con impunidad.

“En las Américas, las mujeres afrodescendientes han sufrido una triple discriminación histórica, ba sobre su género, su origen étnico y racial y, para muchas mujeres, su situación de pobreza “, dijo Margarette May Macaulay, jefa de la CIDH.

” Desafiando los estereotipos sexistas vinculados a su género y al racismo estructural del que son víctimas, las mujeres afrodescendientes continúan enfrentando serios obstáculos para participar en las decisiones políticas de los países de la región “.

La ONG ha pedido a los estados de la región que promulguen políticas que salvaguarden mejor los derechos de esta vulnerabilidad población, aumentar su participación en el gobierno y garantizar que puedan vivir vidas libres de violencia que les brinden una mejor oportunidad de ganarse la vida y mantener a sus familias.

“Desafiando los estereotipos sexistas vinculados a su género y al racismo estructural de que son víctimas, las mujeres afrodescendientes continúan enfrentando serios obstáculos para participar en las decisiones políticas de los países de la región “. – Margarette May Macaulay, jefe de la CIDH

El informe del Banco Mundial hace eco de este sentimiento. “Los hogares afrodescendientes tienen, en promedio, peores precios que los blancos, por ejemplo, pero los hogares afrodescendientes encabezados por mujeres tienen peores resultados que los encabezados por hombres”, afirma la organización.

Formalizar el compromiso de empoderar a más mujeres de afrodescendientes para postularse para un cargo público y elevar su voz en el ámbito político, la CIDH destacó la necesidad de que todos los países de la región ratifiquen la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia y Convención Interamericana contra Todas las Formas de Discriminación e Intolerancia “como expresión de su compromiso de combatir la discriminación y todas las formas de intolerancia en el hemisferio”.

Mientras que la situación para los afrodescendientes en toda la región se puede considerar similar, el Banco Mundial enfatiza que los gobiernos deben reconocer los aspectos únicos de cada comunidad mientras trabajan para progresar.

LEER MÁS: TalentoTotal tiene como objetivo empoderar a líderes empresariales negros e indígenas en Colombia

Los esfuerzos para promover una mayor inclusión y erradicar el racismo primero deben comprender los problemas a nivel local, dice el organismo financiero mundial. [19659002] “Un punto de partida para desarrollar un conjunto coherente de políticas destinadas a fomentar la inclusión social de los afrodescendientes es reconocer que su población es muy heterogénea, tanto cultural como socioeconómicamente, entre los países y dentro de ellos”, indica el informe del Banco Mundial. [19659002] “Por lo tanto, ninguna solución única se adaptará a todas las situaciones y, muy probablemente, las políticas dirigidas a ellas involucrarán a varios sectores y niveles de gobierno, y tendrán en cuenta las desventajas superpuestas que impiden el pleno desarrollo de su potencial en cada entorno, situación, y el tiempo. “

Enviar a Kindle