Info

Armando Benedetti en contra de la erradicación de cultivos con el uso de glifosato

Luego de que el pasado 29 de mayo el gobierno francés reiterara su voluntad de prohibir en 2021 el uso del glifosato, un herbicida acusado de ser nocivo para la salud, el Senado de ese país se negó a inscribir la promesa en una ley. Este herbicida, que la compañía estadounidense Monsanto empezó a comercializar en los años 1970 con el nombre de Roundup, está considerado como peligroso para la salud y en 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo calificó de “probable cancerígeno”.

Por otro lado, en Colombia, el pasado 2 de julio de 2018 la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca reveló que, en 2017, los cultivos de coca aumentaron en un 11 %. Esto quiere decir que, pasaron de 146.000, en 2016, a 209.000 hectáreas en 2017. Después de esto, el presidente Juan Manuel Santos autorizó que se erradicaran los cultivos de coca, pero a través de drones.

Los ambientalistas también se oponen a las fumigaciones con glifosato, así sea a través de drones, pues, como lo dice el exministro Camilo González Posso, los nuevos cultivos que se van a fumigar, muchos están escondidos entre matas de plátano, yuca y árboles frutales, con el agravante de que debajo de esas plantas pasan riachuelos o existen nacederos de agua dulce. El pasado 4 de junio en entrevista en la W Radio, Rafael Nieto habló sobre el glifosato y mencionó que aparentemente “hay una campaña negra en contra de este químico”, puesto que la agencia contra el cáncer no dijo que era cancerígeno sino potencialmente cancerígeno.

Ante esta conversación durante la entrevista, el Senador Armando Benedetti señaló a través de su cuenta Twitter: “¡Qué tal que uno le fuera a dar a un hijo un remedio para la tos y le dijeran que sí la quita, pero pontecialmente le puede dar cáncer! ¿Alguien lo haría? Claro, si son hijos de campesinos este señor sí lo haría.”