Info

Hasta $100.000 cobrarían menores en Tuluá a estudiantes por no robar sus bicicletas, ni agredirlos

Se trata de 3 adolescentes que harían parte de banda de extorsionistas Los Chinga y que fueron aprehendidos tras denuncia de la madre de una de sus víctimas.

De acuerdo con autoridades, los menores detenidos son investigados por presuntamente intimidar con armas cortopunzantes a jóvenes del barrio Buenos Aires y aledaños en Tuluá, así como a estudiantes de un colegio de la localidad, y hacerles exigencias económicas.

La Fiscalía indicó que los señalados, al parecer, amenazaban a sus víctimas con hurtarles elementos como bicicletas, útiles escolares o con no provocarles lesiones personales a cambio del dinero que pedían.

“El jefe de la organización era conocido con el alias de ‘Ratón’, encargado de buscar víctimas potenciales entre adolescentes de los barrios del centro de la ciudad y estudiantes, realizar las llamadas extorsivas y recibir los cobros entre $10.000 y $100.000″, informó el ente acusador.

Autoridades señalaron que otros dos adolescentes, alias ‘Danielito’ y ‘Michael’, serían los encargados de presentar las víctimas a ‘Ratón’ para intimidarlas, abordarlas en las calles y exigirles los pagos. Los tres fueron capturados por uniformados del Gaula de la Policía.

Las aprehensiones se llevaron a cabo luego de denuncia instaurada por la madre de un menor, quien se movilizaba en una bicicleta cuando fue abordado ‘Danielito’ y ‘Michael’ tras realizar una compra en el parque del barrio Asogrin de este municipio.

“Los dos menores le exigieron a la víctima pagarles $10.000 a cada uno porque ‘supuestamente había golpeado a un estudiante de 7 años del colegio Industrial’, a lo que la víctima les aseguró que no había hecho nada y que no le había pegado a ningún niño”, indicó la Fiscalía.

Según el organismo investigador, los dos adolescentes amenazaron al otro joven con apuñalarlo, mostrándole una navaja y un destornillador si no pagaba. “Le dijeron también que no fuera a decir nada a sus padres ‘porque si no había sangre’, le preguntaron en donde trabajaba su papá y que si era verdad que un tío de él tenía un negocio.Volvieron a decirle que diera la plata para que no le pasara nada: ‘a nosotros no nos da miedo chuzarlo'”.

Asimismo, para evitar que el menor extorsionado huyera, los supuestos victimarios le quitaron la bicicleta, le colocaron un candado y le dijeron que lo esperaban con el dinero a la entrada de una droguería del centro de Tuluá.

“Bajo la coordinación de la Unidad de Responsabilidad Penal para Adolescentes de la Fiscalía, el Gaula procedió a organizar la diligencia de acompañamiento de la víctima para entregar el dinero y lograr la aprehensión de los menores infractores”, añadieron las autoridades.

Un juez envió a Los Chinga, quienes fueron detenidos en flagrancia, a un centro especial de internamiento y les imputó cargos a estos tres menores como presuntos coautores responsables del delito de extorsión

Fuente: noticias.caracoltv.com.co