Sin categoría

Category Archive Sin categoría

En Cali y Tumaco caen presuntos narcos enlazados con carteles mexicanos

Dos presuntos integrantes de una red criminal enlazada con carteles mexicanos de la droga, fueron arrestados en una operación de la Dirección de Investigación Criminal (Dijín) de la Policía.

La red opera principalmente en el municipio nariñense de Tumaco, desde donde se exporta el 60% de la cocaína colombiana, según las autoridades. Los detenidos son Víctor Hugo Valencia Castro, alias “Patacón”, y su socio Óscar Jair Valencia Urbano, apodado “Gomelo”.

La Policía informó que “Patacón” fue detenido el martes en el barrio Las Américas, de la ciudad de Cali, desde donde al parecer administraba la red ilegal. “Gomelo” cayó en el casco urbano de Tumaco.

La investigación señala que estos hombres comandaban, presuntamente, una estructura creada por “Kalavera”, un antiguo narcotraficante recluido en prisión. Ellos habrían heredado sus contactos con la mafia mexicana y en la actualidad orquestaban la salida de cargamentos de droga en embarcaciones y semisumergibles por la Costa Pacífica, con puntos de acopio en Panamá, Guatemala y Puerto Rico.

Según el último Censo de Cultivos de Coca de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Crimen (2015), Tumaco es el municipio con el mayor número de hectáreas de coca sembradas, 16.960, que equivalen al 18% de todo el país.

“Patacón” y “Gomelo” serán procesados por cargos de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes. En las próximas horas se realizarán las audiencias de control de garantías.

Los políticos del país prefieren On Air

El crecimiento de On Air, proyecto periodístico lanzado hace un par de meses por Adolfo Pérez y Germán Calle, y del que hacen parte importantes personalidades de la televisión como el comunicador Eccehomo Cetina, no se detiene.
Tras tres exitosos programas deportivos através de la red con reconocidas personalidades del futbol, se lanzó hace una semana un programa de entrevistas con importantes políticos del país: De Frente con Eccehomo Cetina. La primera emisión fue precisamente con quien lideró las negociaciones de paz con las Farc, Humberto De La Calle, y este miércoles , justo horas después del candente debate en el congreso sobre la corrupción, el turno pasó a ser de la congresista y precandidata presidencial, Claudia López.

La modernidad del formato, la accesibilidad para todos los públicos, la permanencia en la red y la total independencia que este representa, ha motivado a que varias de las más importantes personalidades del país se animen a participar de este tipo de espacios, y no tanto de los cuadriculados espacios de los canales de televisión con sus contenidos siempre manipulados al antojo de los patrocinadores.

Así On Air se convierte en un formato fresco, innovador, al alcance de todos y que no obedece en lo absoluto a intereses particulares. Es por esto que en poco tiempo se ha ido consolidando como uno de los medios preferidos, tanto para los ciudadanos como para muchas de las más importantes personalidades del país.

 

https://www.periscope.tv/onaircomco/1mnxerLrzYvKX

Colombia, la guerra que alimentan los cárteles mexicanos

Carlos Escobar, 18 de Octubre, 2017 Resumen problemática Tumaco

Tumaco es el municipio de Colombia con mayor cantidad de cultivos de hoja de coca: 28 mil hectáreas que pueden producir 190 toneladas de cocaína al año. Su puerto es actualmente el principal punto colombiano de salida de droga hacia Estados Unidos, Europa y Asia, y es, al mismo tiempo, el mayor centro de abastecimiento de estupefacientes para los cárteles mexicanos. Tras el retiro de las FARC de este territorio, distintas bandas criminales libran una guerra por su control, una lucha que las organizaciones mexicanas del narcotráfico alimentan con dinero y armas.

TUMACO, Colombia (Proceso).- La información que un delincuente de la zona dio a la policía era precisa: en una ribera del río Mira, sólo 12 kilómetros al suroccidente del casco urbano del puerto de Tumaco, cinco mexicanos habían almacenado una gran cantidad de cocaína para enviarla a costas del estado de Colima.

“Son del Sinaloa (presuntamente del Cártel de Sinaloa) y juntaron dos toneladas, pero la movieron a una caleta (escondite bajo la tierra) cerca de ahí”, dijo el informante, que había asistido a una reunión en la cual los mexicanos, quienes se desplazaban en la región de Tumaco con discreción, cerraron el trato con sus socios colombianos.

Según un reporte de inteligencia de la Policía Nacional de Colombia (PNC), al cual este semanario tuvo acceso, los mexicanos negociaron la droga a mil 800 dólares el kilo, lo que significa que la transacción fue por 3.4 millones de dólares que ellos darían en efectivo a sus proveedores, la mitad al recibir el primer cargamento en una casa cercana a la ribera del río Mira y el resto al completar las dos toneladas.

El dinero les llegó en una lancha que lo había recogido de dos costales lanzados por un barco pesquero en el océano Pacífico, no muy lejos de la costa de Tumaco, y que lo transportó por el río Mira para entregarlos a los mexicanos en un manglar.

Los cinco enviados “del Sinaloa” eran liderados por un hombre alto, blanco, con bigote espeso y cabello largo al que llamaban Puma. Los otros cuatro eran de tez apiñonada o morena. A dos de ellos los llamaban Polo y Flaco.

Por muy bajo perfil que quisieran manejar se notaba que eran extranjeros. Su aspecto llamaba la atención en una zona donde 90% de la población es afrodescendiente. Y los delataba su acento mexicano, que cualquier colombiano puede reconocer.

El informante dijo a un agente de inteligencia de la PNC que los mexicanos se movilizaron por Tumaco –un puerto pesquero y petrolero a orillas del Pacífico– entre diciembre y enero pasados. Además de acopiar la cocaína, contrataron cuatro lanchas para transportar la droga a México siguiendo la ruta del río Mira y el océano Pacífico.

Cada embarcación tenía cuatro motores de 200 caballos de fuerza. Son las go-fast o lanchas rápidas. La tarifa del servicio de transporte fue fijada en 100 mil dólares por lancha.

Una fuente de la PNC estima que los mexicanos invirtieron unos 4 millones de dólares en ese cargamento y que, al llegar a México, su valor llegaría a 20 millones de dólares y a 50 millones de dólares al cruzar la frontera con Estados Unidos.

“Los mexicanos se quedan con la mayor parte de esas ganancias, pero lo que se queda aquí (en Tumaco) es muchísimo dinero y ese dinero se está usando en armas para la guerra entre bandas”, asegura la fuente consultada.

Los socios colombianos de los enviados “del Sinaloa” fueron identificados por el informante como “gente de Los Urabeños”, uno de los nombres con los que se conoce a la más poderosa banda criminal colombiana, cuyo origen es paramilitar. Los otros nombres son Clan Úsuga, Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC).

El Clan Úsuga ha resistido un operativo en el que participan desde hace dos años y tres meses mil 200 policías. Está diezmada, pero su líder, Dairo Antonio Úsuga David, alias Otoniel, no ha sido capturado. Y no sólo mantiene presencia en casi toda Colombia, sino que es la banda criminal que con mayor poder de fuego está peleando por los territorios que abandonó la guerrilla de las FARC tras firmar, en noviembre pasado, un acuerdo de paz con el gobierno.

Uno de los escenarios de esa guerra territorial es precisamente Tumaco, un corredor estratégico para el narcotráfico por su acceso al océano Pacífico mediante decenas de ríos rodeados de abundante vegetación.

Tumaco es el municipio colombiano con mayor cantidad de cultivos de hoja de coca, con unas 28 mil hectáreas, 15% del total del país, según estimaciones de la PNC. Esto es el triple de las que había en 2013.

Con esa extensión de plantíos, que tienen el potencial de producir unas 190 toneladas de cocaína al año, y con las condiciones estratégicas que ofrece ese puerto a los narcotraficantes, Tumaco se ha convertido en el principal punto colombiano de salida de esa droga hacia Estados Unidos, Europa y Asia.

Y, desde luego, es el mayor centro de abastecimiento de los cárteles mexicanos.

A los cinco mexicanos “del Sinaloa” no los pudieron capturar. Cuando el informante dio la ubicación de la caleta ya era demasiado tarde. No sólo se habían ido de Tumaco, sino que, todo indicaba, habían logrado enviar el cargamento.

En cambio, semanas después, un dato surgido en esa investigación condujo a la policía a la captura de una banda que surtía, desde Tumaco, hasta ocho toneladas de cocaína cada mes a los cárteles mexicanos de Sinaloa y de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

En esa operación fue detenido el mexicano Luis Andrés Jilón Romo, alias Carlos o El Compadre, a quien el director de la PNC, general Jorge Hernando Nieto, identificó como el principal enlace de las bandas colombianas con Ismael El Mayo Zambada García, jefe operativo del Cártel de Sinaloa; y Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, líder del CJNG.

Patrones de la guerra

En una ciudad donde matan y amenazan a los activistas de derechos humanos, la Pastoral Social de la Diócesis de Tumaco es una de las pocas instituciones que alzan la voz para denunciar cómo el narcotráfico ha terminado por romper el tejido social en barrios enteros y cómo la guerra territorial que libran varios grupos está causando un baño de sangre en el que la población está en medio del fuego cruzado.

En abril pasado la pastoral divulgó un documento en el que afirma que debido al alto desempleo, que rebasa 70% entre los jóvenes, “los cultivos de hoja de coca se han convertido en la mayor opción de trabajo”.

Además de los cultivos de hoja de coca está el sicariato.

“En muy difícil que un joven sin empleo diga ‘no’ a los criminales que le ofrecen un arma y un sueldo mensual de 700 mil pesos (colombianos, unos 250 dólares) para dedicarse a matar y traficar droga”, dice un activista comunitario que pidió la reserva de su nombre por temor a que lo maten.

Para la Pastoral Social de la Diócesis de Tumaco no hay ninguna duda de que los cárteles mexicanos de la droga son uno de los factores de la violencia que vive la ciudad y una fuente muy importante del financiamiento que reciben las bandas criminales para hacer la guerra.

Incluso en el documento que esa organización humanitaria hizo público el mes pasado menciona al Cártel de Sinaloa como uno de los “grupos armados en el territorio”.

El informe señala que entre 2005 y 2013 “se escuchó hablar” de Nueva Generación, Águilas Negras, Los Rastrojos, Los Gaitanistas, Los Urabeños, Cártel de Sinaloa, y entre enero y marzo de 2017 “circula información sobre Clan Úsuga, Clan del Golfo, La Empresa, Clan Pacífico, Gaitanistas, Gente de Orden, Cártel de Sinaloa”.

Todos ellos libran una feroz disputa territorial que tiene como objetivo el control del millonario negocio de la cocaína y cuyo origen, paradójicamente, es el acuerdo de paz que firmó el gobierno colombiano con las FARC en noviembre pasado.

Como resultado de ese pacto, 6 mil 884 combatientes de esa guerrilla abandonaron las zonas donde operaban para concentrarse en 26 puntos del país donde están haciendo su desarme. Los espacios que dejaron son los que intentan copar a sangre y fuego otros actores armados.

La policía no cree que el Cártel de Sinaloa y otros cárteles mexicanos que se abastecen en esta región de Colombia –Los Zetas y el CJNG– apoyen a un grupo en particular, sino que trabajan con el que le ofrezca mejores condiciones de negocios.

“Aquí no vienen los pistoleros de los cárteles mexicanos. Vienen los gerentes, los que hacen los tratos comerciales, y muchos de ellos no llegan hasta aquí, arman los negocios en hoteles elegantes de Cali o de Pasto (la capital de Nariño, el departamento al que pertenece Tumaco)”, dice un agente de inteligencia de la PNC.

Pero activistas comunitarios consideran que al menos el Cártel de Sinaloa ha estado involucrado en asesinatos y ajustes de cuentas.

“Hay una conexión directa entre algunos homicidios y el Cártel de Sinaloa. Es lo que dice la gente que vive en las zonas donde se ha visto a gente de ellos, a mexicanos. Definitivamente es un grupo que ha apoyado la violencia no sólo en Tumaco, sino en otras regiones del Pacífico nariñense. Por ejemplo, en Satinga”, dice un dirigente social.

El director antidrogas de la PNC, José Ángel Mendoza, señala que la salida de las FARC de los corredores de la droga generó un vacío de poder que están tratando de llenar bandas criminales y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), pese a que este grupo mantiene un diálogo de paz con el gobierno en la ciudad de Quito.

“Como el narcotráfico es un delito trasnacional, las organizaciones colombianas buscan alianzas con organizaciones internacionales, entre ellas los cárteles mexicanos, que son una fuente de financiamiento; pero nosotros no hemos detectado que estén directamente generando violencia acá”, asegura.

Mendoza, quien permaneció en Tumaco gran parte de abril para encabezar la ofensiva contra las bandas criminales, reconoce que la presencia de los cárteles mexicanos en esta región de Colombia que hace frontera con Ecuador es creciente “y cada vez estamos capturando más mexicanos aquí”.

Zona de peligro

La lucha que libran las organizaciones de origen paramilitar Renacer y AGC; el Clan Pacífico; las Guerrillas Unidas del Pacífico y la Gente del Orden –estas dos últimas, integradas por disidentes de la FARC–, y el Frente de Guerra Suroccidental del ELN, tiene a la población civil en un estado permanente de zozobra.

Unas 300 familias han sido desplazadas este año por la violencia. Y entre enero y el pasado jueves 25 se produjeron 71 asesinatos, uno cada dos días en promedio. Se trata de un índice demasiado alto para una ciudad de 202 mil habitantes. Es 3.5 veces más alto que el promedio en Colombia y superior al de los tres países más violentos de América Latina: El Salvador, Venezuela y Honduras.

El vicario de la diócesis de Tumaco, Arnulfo Mina, dice que este año se han disparado los asesinatos. “Aquí, en esta iglesia, tuve tres féretros de ejecutados en un solo día, y así ha pasado en otras parroquias. Llegó a haber 11 muertos en la morgue en un día. Eso es impresionante. Si el gobierno no hace algo va a haber un derramamiento de sangre mayor”, señala.

Para el sacerdote católico no hay duda de que los cárteles mexicanos están “alimentando, con sus enormes recursos, este conflicto, cuando menos esa es la información que nosotros tenemos, es lo que dice la gente”.

Cada vez, señala, “hay más reportes de que se ven algunos mexicanos por aquí, y yo no creo que estén haciendo mucho turismo”.

Pero lo que más preocupa al padre Mina es “la llegada, en los últimos meses, de mucha gente desconocida que dice ser del Clan del Golfo (o AGC), de La Empresa (grupo criminal del puerto de Buenaventura, 300 kilómetros al noreste de Tumaco), y se están ubicando en muchos barrios periféricos”.

Dice que son grupos armados de 50, 70 y hasta 100 hombres, que reclutan a jóvenes y milicianos disidentes de las FARC que no se acogieron al proceso de paz. “Han desalojado a familias de sus casas y ahora las ocupan ellos”, señala el sacerdote.

El problema de fondo, considera, es el abandono del Estado, porque no hay vías para sacar los productos agrícolas tradicionales –cacao, plátano, nuez de marfil– y comercializarlos.

“En cambio, la hoja de coca se la van a comprar al campesino donde la siembra, y se la pagan mucho mejor; pero como es plata malhabida, la gente se enloquece, comienza a tomar, a propiciar la prostitución, y eso causa mucha descomposición social y una cultura del dinero fácil.”

En Tumaco se suda el calor del mediodía. Muchos hombres caminan por las calles en sandalias y sin camisa y las mujeres usan ropa ligera. Las altas temperaturas y la humedad no dan tregua. Los niños nadan y se bañan en los ríos, en el Rosario, en el Mira, en el Patía. El viejo acueducto sólo abastece de agua a la ciudad cada 10 días.

Con tanta vía fluvial y actividad pesquera, gran parte de la población crece bregando en los ríos y en el mar. Las lanchas son un medio de transporte habitual y en muchos casos es el único que tienen comunidades enteras perdidas entre los manglares.

Miles de tumaqueños conocen bien las intrincadas rutas fluviales que conducen a las áreas de costas planas y cubiertas de mangle y los deltas de los ríos Mira y Patía, que a su vez están compuestos por numerosos esteros. Es muy usual que pescadores o lancheros que conocen desde niños esa exuberante zona costera acaben trabajando para los narcotraficantes.

Según estimaciones de la PNC, cada mes salen en lanchas por Tumaco al menos 10 toneladas de cocaína pura con destino a Centroamérica, México y Estados Unidos. En este último mercado, esa cantidad de droga alcanza un valor de 250 millones de dólares.

“Esto es lo que está atrás de la tragedia de Tumaco: el negocio de la droga. Y lo que necesitamos para contrarrestar ese efecto es inversión social”, dice Mina.

La brisa del Pacífico refresca por las tardes la ciudad. Antes del anochecer la bahía se ve magnífica, con un brillo rojizo que la cubre. En la isla El Morro están las bases de la policía, el ejército y la armada, así como la zona turística de esta ciudad llamada la Perla del Pacífico. Más allá, en el territorio continental, está la extensa zona del peligro.

Reina la incultura ciudadana

Produce de verdad vergüenza con los campesinos que llegan a Tuluá, especialmente los fines de semana, a realizar sus respectivas diligencias y se encuentran con este deplorable espectáculo.

Resulta un panorama para nada agradable, inclusive para los mismos citadinos, pues se trata de bolsas reventadas y con residuos regados por toda la plazuela de la galería, producto del desaseo, falta de pertenencia y de cultura ciudadana de quienes tienen sus establecimientos comerciales en el área y ubican sus basuras en el lugar a merced de animales, indigentes y recicladores.

ELTABLOIDE

Tercera jornada de formalización de pasaportes en Tuluá

Los días 7 y 8 de octubre próximo quedó definida la fecha para la realización de la tercera jornada de formalización de pasaportes en Tuluá.

La actividad, tercera que se desarrolla en la ciudad, estaba programada originalmente para que se llevara a cabo en Buga pero se decidió por la Villa de Céspedes por su ubicación y alta demanda del documento.

Para los días 7 y 8 de octubre próximo quedó definida la fecha para la realización de la tercera jornada de formalización de pasaportes en Tuluá, anunciaron esta semana desde la Oficina Territorial del Centro.

“Aunque esta jornada estaba programada originalmente para Buga, por petición de muchos tulueños y habitantes del centro del Valle, la Gobernación decidió trasladarla para Tuluá en razón al éxito de las dos anteriores. En febrero pasado, cuando hicimos la segunda, entregamos cerca de 900 pasaportes” aseguró Lina María Segura, gerente de la oficina.
Agregó que, debido a que el primer paso es hacer la inscripción a través de la página web de la Gobernación, quienes quieran hacerla de manera directa, se pueden acercar a las instalaciones de la oficina territorial del centro donde se le apoyará con este trámite a través del punto de atención al ciudadano.
En cuanto al lugar de realización, Segura Moyano indicó que próximamente se dará a conocer, una vez se tenga asegurado. Los pasaportes se entregarían los días 21 y 22 de octubre.

TABLOIDE

El fundador de Servientrega elias “Chucho” se lanza a la presidencia 2018

Jesús Guerrero, el fundador de Servientrega, una de las empresas más emblemáticas del país, será candidato presidencial en 2018.Este hombre, de origen campesino, de Jenesano (Boyacá), anunció que en ese propósito no va a acudir al aval de ningún partido, sino que se inscribirá con el apoyo de firmas.

Es más, dijo que la próxima semana inscribirá el comité que se encargará de recolectar las más de 382.000 rúbricas que requieren para iniciar esa carrera.

Guerrero dijo que su aspiración a la Presidencia cuenta con el apoyo de empresarios, cámaras de comercio, pero especialmente de líderes campesinos de todo el país.

Su tema central de campaña será la defensa del campo, del cual dijo que ha sido abandonado por muchos gobiernos.

Por supuesto que va a promover temas relacionados con el emprendimiento, otra de sus fortalezas, pues sobre eso no solo tiene discurso, sino su ejemplo, de haber creado el emporio que hoy es Servientrega.

Cuando apenas tenía 15 años, en 1979, Guerrero dejó la vereda Paeces, en Jenesano, donde nació, y se vino para Bogotá, donde consiguió su primer puesto como mensajero-cobrador.

Luego de tres años en la empresa y tras cuestionar a su jefe, pues la organización no avanzaba, fue despedido. Con la mitad de la plata de su liquidación, 17.000 pesos, montó lo que hoy es Servientrega, una de las empresas más reconocidas del país. El resto lo utilizó para comprarse unos vestidos de paño.

Guerrero es la cabeza de un grupo de 44 empresas, entre las cuales están Servientrega, Efecty, Almagrario y Red Servi, que están en ocho países.

‘Chucho’, como no le disgusta que le digan, considera que tiene una “gran opción” de ganar la Presidencia, “por la falta de confianza en los partidos y por la polarización”.
Dijo que bien podría seguir “en la zona de confort, pero alguien debe hacer algo para que no terminemos como Venezuela”.

El nuevo candidato presidencial, que ahora anda de ruana y sombrero, confesó que será asesorado por una empresa estadounidense en este nuevo propósito y que aún no sabe cómo se llamará su movimiento.

EL TIEMPO

Habitantes del barrio La Concepción – Barranquilla se quejan por deterioro de vías

Residentes del barrio La Concepción se quejan por el mal estado del tramo de andén de la calle 84 entre carreras 50 y 51B, frente a la iglesia Torcoroma.

A través de un mensaje enviado a Wasapea a EL HERALDO (3104383838), lo residentes dicen que “increíblemente el anden frente a la Iglesia de Torcoroma aún continua sin arreglar luego de la canalización del arroyo”.

En el mensaje piden al Distrito de Barranquilla que le exijan al contratista reparar los daños y terminar lo que haga falta, en cuanto a los andenes, pues desde hace algunas semanas ya no han observado trabajadores en esa zona.

“Los contratistas se desaparecieron  de la zona.!!!”, escribieron en el mensaje enviado al servicio de wasapea.

EL HERALDO

¿Cómo? Puerto Berrío alimentan un caimán con mascotas vivas

Habitantes de Puerto Berrío (Magdalena Medio antioqueño) denunciaron que, al parecer, hay personas que se están robando las mascotas del sector para alimentar a un caimán y así lograr que se asome.

Según las versiones que se han escuchado, al animal lo están alimentando supuestamente con perros y gatos vivos. 

Nancy Monterrosa, ambientalista que recibió un video en el que se ve cómo le dan de comer al caimán, aseguró que las personas están muy preocupadas porque algunos animales domésticos están desapareciendo.

“Parece ser que al caimán le están lanzando mascotas vivas, primero le tiraban pollos y otros animales muertos, pero supuestamente le están arrojando seres vivos”, dijo la ambientalista.

De acuerdo con la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia), el caimán aguja se encuentra en un sector cercano al humedal La Morela, en la vereda La Grecia de Puerto Berrío. Se trata de un ejemplar de cuatro metros de largo.

Luz Adriana Molina, subdirectora de Ecosistemas de la entidad, informó que desde la semana pasada, cuando se conoció la situación, se están haciendo actividades informativas y educativas con la comunidad, para garantizar la seguridad de las personas y del ejemplar. 

Por ello, se acordonó el lugar, para que la gente no pueda acercarse al animal y este tampoco pueda salir y, posiblemente, ocasionar una emergencia. El reptil será trasladado a un lugar más seguro. 

Parece ser que al caimán le están lanzando mascotas vivas, primero le tiraban pollos y otros animales muertos

La autoridad ambiental informó que esta especie de reptil está en peligro de extinción. También informó que el sitio donde ha sido avistado el ejemplar es un canal que hace parte de red de drenaje de diferentes ciénagas y que ese es su hábitat natural, por lo cual es común que en algunos momentos del año busque descanso y alimento en dichas zonas.

Corantioquia hizo un llamado a los habitantes de Puerto Berrío para que no alimenten al caimán y tengan cuidado. “Especialmente a los padres de familia con hijos menores de edad, para que eviten invadir el hábitat de este reptil, guarden distancia y no le provean ningún tipo de alimento para que este pueda continuar su dinámica natural de caza de peces y otras especies acuáticas, brindando también un servicio de control al ecosistema”.

EL TIEMPO

Sistema Judicial y polémico magistrado de la Corte Suprema Gustavo Malo por Sixto Pino

El cuestionado magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Gustavo Malo Fernández,  no solo sería un gran negociante de fallos en ese alto tribunal a cambio de grandes sumas de dinero, según las versiones del detenido exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, sino también un hombre que sabe mover los hilos del poder para ubicar a sus familiares o amigos cercanos en altos cargos de la rama judicial y otras entidades del Estado.

El jurista cartagenero en la última década ha formado una madeja o roscograma en torno a sus parientes, aprovechando su gran cargo de alto magistrado de la Suprema. Este es un claro caso de tráfico de influencias o favorecimiento. Todo, para vivir de los dineros del Estado.

El abogado Gustavo Malo, quien fue durante años magistrado del Tribunal Superior de Cartagena, resultó ser un estratega muy hábil con la burocracia familiar. Miremos:

Su hija, Yara Milena Malo Benítez manejaba cargos en la Fiscalía General a su antojo. Es protagonista de un famoso caso de corrupción, parecido al que envuelve a su poderoso padre. Yara es acusada por la fiscal 187 de Fe Pública en Bogotá, Angélica María Padilla, de pedirle una comisión del 20 por ciento de su sueldo por haberla ayudado a nombrar en ese cargo mediante la influencia del alto magistrado.

Yara Malo

La fiscal seccional Padilla, a través de una grabación, ratificó que la señora Malo la presionaba al exigirle cada mes una quinta parte de su sueldo a cambio de haberle conseguido el cargo, el cual aceptó porque estaba sometida a un tratamiento médico y necesitaba el dinero.

“Necesitaba tener para la medicina (…) me hacían quimioterapias, por eso acepté el trabajo, pero me parece injusto por todo lo que yo estoy pasando”, aseguró la fiscal denunciante.

Malo amenazaba a la funcionaria judicial con hacerla desvincular de la entidad o trasladada a otras dependencias con problemas de órden público.

Los fiscales que llevan esta investigación, dicen que Yara Malo trató de entrar el 20 de diciembre de 2016 a la sede de la entidad, donde trabajaba la fiscal Padilla “con el propósito de efectuar los cobros”. Ese día, sin embargo, no pudo ingresar al edificio. Según medios de comunicación, la hija del polémico magistrado llevaba el carnet de una funcionaria de la Fiscalía, pero los guardias de seguridad se dieron cuenta de la suplantación y no permitieron su entrada. Dicen los rumores que la señora Malo no actuaba sola e investigan el rastro de su padre en este caso.

Por todo esto, el próximo 30 de octubre de 2017, la Fiscalía General,  ante un juez de control de garantías, le imputará cargos a Yara Malo por el delito de extorsión agravada.

Al parecer los Malo aprovechan sus influencias para nombrar a personas en cargos públicos y luego exigirles parte de sus salarios.

La hermana del togado, Gloria Malo Fernández, es una alta empleada en el nivel directivo de la Contraloría General de la República, donde se desempeña como Delegada Intersectorial  de la Unidad de Investigaciones Especiales contra la Corrupción, creada por la Ley 1474 de 2011. Paradójicamente allí se trabajan los más grandes y sonados casos de corrupción del país.

En esta foto, de páginas sociales del diario eluniversal.com, Gloria Malo, comparte con la condenada senadora parapolítica Muriel Benito Revollo, a quien excluimos de la imagen.

Gloria Malo ya había estado en la Contraloría General sede Cartagena, pero fue retirada en una restructuración y se hizo indemnizar en el año 2000.  Luego fue jefe de la oficina jurídica del Distrito de Cartagena durante la Alcaldía del polémico Nicolás Curi Vergara.

Ahora volvió a la Contraloría General en Bogotá, pero al alto cargo que ya citamos anteriormente, durante la gestión de Edgardo Maya Villazón, por las influencias de su hermano, el magistrado Malo. Esta es su Hoja de Vida.PDF

El hermano del magistrado, Luis Felipe Malo Fernández, es registrador Distrital en Cartagena.

Es sobrino de Adolfo Malo David, quien fue concejal del Partido Apertura Liberal, que lideraba la reina del chance en Bolívar Enilce López, conocida como La Gata. Ese movimiento fue el que llevó a la Cámara de Representantes al hijo de la citada empresaria, Julio Alfonso López.

Luis Felipe Malo

La sobrina de Gustavo Malo,  de nombre Bibiana Malo, es secretaria de Talento Humano en la actual Alcaldía de Cartagena, en cabeza del burgomaestre encargado Sergio Londoño. La nombró el destituido mandatario local Manolo Duque, por encargo del magistrado Malo, el gran poder detrás de la rama judicial en La Heórica.

Una amiga muy personal del citado magistrado, llamada Mireva Romero Julio, pasó de ser Secretaria de la Alcaldía Menor de la Localidad 2 de Cartagena, donde ganaba $1.500.000 a ser la asesora principal del Auditor General en Barranquilla, en donde ahora devenga  $10.000.000 mensuales.  Gran recomendada de su cercano magistrado.

Mireva Romero Julio

Ella es hermana de Paulo Xavier Romero Julio, Fiscal 53 Seccional Bolívar. Lo cual podría significar que el togado Malo también tiene una alta influencia en la Fiscalía en Cartagena.

Paulo Xavier Romero emitió un controvertido fallo sobre unos predios en Cartagena que benefició a un tío de Gustavo Malo, quien reclamaba los derechos sobre dichas propiedades. La esposa de este fiscal fue nombrada Subsecretaria de Hacienda de la Alcaldía de Cartagena en época de Manolo Duque por recomendación de dicho magistrado bolivarense. El nuevo mandatario de la ciudad, Sergio Londoño, la retiró del puesto.

A su gran amigo y vecino, Manuel Bula Bula, lo hizo nombrar como asesor de la Auditoría General en Barranquilla. Es el padre de Alfredo Bula Dumar, el controvertido exdirector de Fonade quien llegó a ese puesto por las influencias de los procesados senadores Bernardo “El Ñoño” Elías y Musa Besaile, que lo necesitaban para gestionar los millonarios contratos de esa entidad estatal.

También es el padre de Carlos Bula Dumar, auxiliar de Gustavo Malo en la Corte Suprema, quien ahora se trabaja en la Fiscalía seccional de Bolívar por recomendación de su antigo jefe, el polémico magistrado.

Manuel Bula, quien fue Director del Icetex en Bolívar y estuvo preso por varias irregularidades, es primo del misterioso Otto Bula, detenido por los sobornos de la multinacional brasilera Odebretch. Manuel también fue juez de familia en Cartagena por la influencia de Malo y aspiró a la Asamblea Departamental, pero fracasó. Ver la foto de su campaña publicitaria.

Resultado de imagen para Manuel Bula Bula

Malo tiene gran manejo de la Rama Judicial en Cartagena. El citado togado también ha influenciado para lograr varios nombramientos en la ciudad amurallada, como el del magistrado Francisco Pascuales Hernández en el Tribunal Superior de Cartagena, instancia penal a la cual llegan los principales procesos de la capital de Bolívar. Allí, como lo citamos anteriomente, Malo duró varios años de magistrado y manejó un inmenso poder.

Francisco Pascuales, ficha de Malo

Hay otra magistrada de Malo en Bolívar. Como lo afirmanos, el magistrado puso sus piezas claves en el Tribunal Superior de Cartagena, la prueba es que tiene allí otra togada. Se trata de Patricia Helena Corrales Hernández, quien tiene problemas de visión y es muy cercana a Pascuales hasta en sus decisiones judiciales. Dicen que ella proyecta los fallos y Pascuales los firma.

Patricia Corrales, otra ficha de Malo.

La infuencia sigue. Vicente Guzmán Herrera llegó en el 2014 a ser jefe de la Fiscalía seccional de Bolívar por ser el esposo de Sandy García Malo, familiar del magistrado. Aunque Guzmán, quien hoy trabaja en el Ente Investigador en el Magdalena, lo niega y dice que tuvo el cargo por méritos propios. Muchas personas ahora se desvinculan del nombre de Malo, pero antes sacaban pecho bajo su regazo.

Falta ver en qué otras entidades del Estado tiene influencia Malo, que se dedicó a tejer una telaraña de poder para que sus familiares y amigos cercanos vivieran de los dineros públicos.

LAOTRACARA.CO

SIXTO PINO

Gobernación aprueba inversión proyecto de ampliación de la Plaza

El Concejo municipal de Soledad aprobó el proyecto de ampliación de la Plaza San Antonio de Padua en la que la Gobernación del Atlántico invertirá $12.500 millones para intervenir 8.000 m2, de los que 1.595 metros están destinados para zonas verdes.

La aprobación del proyecto era necesaria para que la Gobernación, entidad que lidera la iniciativa, iniciara con los diseños y la posterior ejecución de la obra.

La Plaza de Soledad hace parte de las siete que la Administración Departamental intervendrá en construcción, ampliación o remodelación por inversión de $87.000 millones. Tendrá zonas de esparcimiento, mobiliario urbano, entre otros espacios.

Los trabajos de intervención están incluidos en el paquete de obras ‘Plan Soledad II’ que fue diseñado por la Gobernación, en el paquete está contemplado invertir cerca de $338.000 millones en proyectos de infraestructura vial, escenarios deportivos, plazas, parques, educación y hospitales en el municipio de Soledad.

El espacio  hace parte del plan de recuperación del Centro Histórico de este municipio que se ejecutará en cuatro etapas.

El gobernador Eduardo Verano De la Rosa indicó que las obras de ampliación y desarrollo le dará vitalidad al centro de Soledad y reavivará el orgullo soledeño. Dijo que para llevar a cabo la ampliación, se comprarían dos manzanas en el sector.

“Tenemos presupuestado hacer una inversión de $12.500 millones para dejarle a Soledad una plaza en la que perfectamente se pueden hacer eventos para 4.949 personas, estará a la altura de la Plaza de la Paz en Barranquilla, por eso hemos insistido en este proyecto y agradecemos al Concejo por haber dado la autorización correspondiente”, dijo Verano de la Rosa.

Al proyecto de ampliación se sumarán los trabajos de recuperación del Museo Bolivariano, estacionamientos, parques y la casa de la cultura. Así mismo, será intervenido el Hospital Juan Domínguez Romero, ubicado en el entorno de la plazoleta.

 EL HERALDO